• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

Maneras de prepararte en tus veintes para alcanzar la libertad financiera

TermómetroenLínea /




Nota publicada: 2020-06-22

Ciudad de México, 22 de junio de 2020.- Los veintes son una época para disfrutar de la libertad que solo volverás a experimentar después de retirarte. También son la edad ideal para invertir, porque tienes el tiempo a tu favor y puedes disfrutar de la magia del interés compuesto.


A lo largo de los años, he creado un negocio millonario y he hecho fuertes inversiones con beneficios significativos. Pero hacer el movimiento correcto en mis veintes me ahorró dolores de cabeza y frustración — y también puede hacerlo por ti.


Hay un dicho: “El que más arriesga, más gana.”


Aquí te presento ocho principios financieros que puedes comenzar a practicar en tus veintes para prepararte para el éxito a largo plazo.


1. Entender el interés compuesto y valoración

Un concepto que generalmente pasa desapercibido cuando se hacen decisiones financieras a largo plazo, es el impacto y el concepto de la inflación. Mis padres siempre me dijeron que ahorrara al menos el 10% de mi salario para mi retiro. Ahorrar un poco hoy en día se puede convertir en un gran beneficio en el futuro gracias al interés compuesto. Pero hay que tomar en cuenta que el interés compuesto es un arma de doble filo: Una pequeña deuda puede convertirse en una deuda enorme en el futuro.


También, debes procurar tomar decisiones financieras basadas en la valoración. Comprar una casa no siempre es una mala decisión. De hecho, un estudio de la Universidad de Harvard demostró que los dueños de casas tienen mejor patrimonio que quienes rentan. Por otro lado, invertir en la bolsa a valoraciones más altas no es una buena decisión. Debes enfocarte en invertir en bienes que están disponibles a una valoración atractiva.


2.  Generar ingresos pasivos

Entre más rápido puedas poner tu dinero a trabajar y generar ganancias mientras duermes, más rápido podrás disfrutar de la vida de tus sueños, reducir el estrés, e incluso vivir más. Este punto es difícil de digerir especialmente para quienes ganan más dinero. Cada peso que ganas de manera pasiva vale diez veces más que el que ganas trabajando. Cuando generas un ingreso pasivo, creas la mejor forma de libertad financiera. Tu tiempo en la tierra es limitado, y es importante encontrar maneras de asegurarte de maximizar tus ganancias mientras minimizas tu tiempo de trabajo.


3. Evita endeudarte

Ya sea a través de tarjetas de crédito o prestamos universitarios, procura tomar decisiones inteligentes cuando pidas dinero prestado. Tomar dinero prestado utilizando tarjetas de crédito, préstamos laborales, y prestamos bancarios a corto plazo pueden encerrarte en un círculo de endeudamiento que parece imposible de salir. Este tipo de deudas vienen con una alta tasa de interés, por lo que debes evitarlas a menos de que se presente una emergencia.


4. Hazte amigo de las buenas deudas

No todas las deudas son malas. Por ejemplo, una hipoteca para comprar tu casa. El precio promedio de las casas en Estados Unidos es de aproximadamente $310,000 dólares. Si tomas una hipoteca a 30 años para comprar una casa a este precio, con un pago inicial del 20% a un interés del 4%, terminarás pagando un total de $532,795.47 (incluyendo intereses). Sin embargo, al ajustar la inflación al valor de la casa después de 30 años, se espera que sea de $613,240.33 — lo que quiere decir que obtuviste una ganancia del 15.1 por ciento en tu deuda. Por otro lado, si gastas todo ese dinero en renta durante los mismos 30 años, no tendrás absolutamente nada.


5. Ahorra para invertir

Algunos jóvenes, especialmente millennials, quienes comenzaron su vida laboral durante la crisis financiera de 2008, son muy cautelosos en lo referente a la bolsa, fondos mutuos y otros instrumentos financieros. Prefieren mantener su dinero en efectivo en lugar de arriesgarlo en el mercado. Pero la historia ha demostrado que exponerte al mercado es la mejor manera de asegurarte de que tu dinero crezca más rápido que la inflación.


Es cierto que el mercado fluctúa con el tiempo. Pero en promedio, el S&P 500 ha obtenido ganancias anuales promedio de un 4.2 por ciento desde el año 2000, mientras que la inflación anual promedio durante este tiempo es de 2.3%. Un dólar invertido en el 2000 se habría convertido en $2.10 dólares hoy en día. Esto a pesar de las recesiones. Si ese mismo dólar se hubiera mantenido en efectivo, solo tendría un 66.4 por ciento de su valor actual.


También recomiendo invertir en bienes que tienen estos tres beneficios:

Aumentan su valor con el tiempo, por lo que en un futuro pueden ser vendidos para obtener una ganancia.
Son el efectivo que utilizas mensualmente.
Tienen beneficios en impuestos como el 1031 en bienes raíces.
Cuando haces una inversión, siempre debes pensar en el peor escenario posible y prepararte para él. La gente regularmente espera retornos de inversión extraordinarios, esperando el mejor de los casos, pero no tienen ninguna estrategia preparada en caso de que las cosas salgan mal. La diversificación es la clave — recuerda nunca pongas todos tus huevos en una sola canasta.


6. Toma solo lo que necesitas

Tener lo necesario abre oportunidades de ingresos a lo largo de tu vida, nadie me enseñó sobre las deudas que iba a acumular en el proceso. Los prestamos universitarios pueden ser una forma de buen endeudamiento, pero solamente si tus ingresos futuros pueden costearlo. La deuda que generas para financiar tu educación, nunca debe superar los ingresos que esperas obtener en un futuro.


7. Evita el consumismo innecesario

El principio más simple que te ayudará a tomar el control inmediato de tu destino financiero es enfocarte en el minimalismo y evitar el consumismo. La gente verdaderamente rica no presume de su riqueza. Por el contrario, ahorra e invierte su dinero en lugar de gastarlo en artículos que los hacen ver como si tuvieran dinero. Es posible que tengas que decir adiós a ese nuevo par de Nikes o comer en casa más a menudo, pero al menos no tendrás que comer comida de gato cuando tengas 70 años. Un estudio de Integer Group demostró que 64% de los consumidores no piensan que los productos de marca son mejores que la opción más económica. A la gente verdaderamente rica no le importa lo que los otros piensen de ellos y no tienen el deseo de impresionar a quienes les rodean.


La manera en la que defino el minimalismo es muy simple: Solo gasta dinero en las cosas que necesitas y que traen un verdadero valor a tu vida.


8. Se paciente

Cuando era más joven, quería el éxito y lo quería inmediato — y estaba dispuesto a endeudarme para obtenerlo. Si ves mucha televisión, es probable que tengas la impresión de que las personas se vuelven financieramente independientes y amasan una fortuna de la noche a la mañana. Después me di cuenta que la riqueza se acumula a lo largo del tiempo. He aprendido a ser paciente y disciplinado con mis inversiones y mis gastos.


Tu salud y paz mental son tu principal bien. Nunca arriesgues tu salud por dinero — incluso si piensas que puedes hacerlo porque tienes 22 años. Todos tenemos potencial. Somos únicos, pero no somos diferentes de los demás. Todos podemos ser alguien, pero qué tanto queremos ser esa persona es lo que moldea nuestras acciones actuales. Y no hay mejor tiempo que tus veintes para soñar a lo grande, pensar a lo grande y más importante, actuar a lo grande.


Más información en esta sección ..

Opiniones