• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

Siempre hay que algo que celebrar

Azalea Lizárraga / azaleal@prodigy.net.mx




Nota publicada: 2019-10-31

Por supuesto, empiezo felicitando al equipo detrás del proyecto editorial de Termómetro, sea la plataforma digital o la revista impresa, por llegar a 26 años de perseverancia en este difícil ámbito de la comunicación.  En especial a su bujía, el Ing. José Roberto Morales, medio limón de quien esto escribe… Que Dios nos brinde la oportunidad de concretar sueños y objetivos que podamos compartir con quienes, como usted, nos distinguen con su preferencia y amistad.   

Ya en otros ámbitos menos controlables, es reconfortante poder decir que entre tanta improvisación, derrapes, berrinches y desplantes que, un día sí y otro también, escenifican algunos diputados en el Congreso del Estado, hay algunos que le “echan ganitas” y tratan de sacar su chamba, aunque no le “intelijan” mucho a lo que se supone deberían estar haciendo por Ley; otros medio desquitan su sueldo; también hay “chuchos cuereros” en el trabajo legislativo; y los menos, sobresalen, marcan pautas y pudiera decirse que hasta están dejando huella en su paso por el mismo.

Dicho sea de paso, muy pocos diputados pueden presumir ser representantes del pueblo “bueno y sabio” que los eligió como tal, y según su buen entender llegaron para disfrutar las “m-hieles” del poder, así como sueldos y prestaciones soñados. Elegidos o pluris, todos son cuotas de los partidos políticos amparados por una ley electoral que cada vez se aparta más de lo justo y lo correcto. 

Y como decía el tata de mi medio limón, si uno no les pide las perlas de la virgen, pero cuando menos que trabajen un poco y hagan algo por su pueblo. ¿Será mucho? 

Del género femenino algunas legisladoras no pasan desapercibidas. Por su juventud y buen desempeño en esta su primera incursión en la política legislativa, destaca Nitzia Gradías, con la marca del tricolor, quien evidencia un entusiasmo desbordante por esos temas que en lo personal me apasionan, como ciencia y tecnología, comisión que preside, o por impulsar el emprendimiento y la innovación entre los jóvenes.

Las hay otras, con más experiencia legislativa y el colmillo político que les brinda repetir en el cargo a nivel local y su paso por esferas federales en menesteres similares. Mujeres que brillan con luz propia y desarrollan un trabajo tesonero, como es el caso de María Dolores Del Río y Alejandra López Noriega, dos féminas que hace algunos ayeres militaban ambas en el blanquiazul, y que por desencuentros o desamores se encuentran hoy en frentes distintos; la primera milita hoy en Movimiento Ciudadano y la segunda, sigue fiel a la militancia que le ha brindado la oportunidad de realizarse política y profesionalmente.

Curiosamente, ninguna de las tres llegó por la vía del voto ciudadano para ocupar su curul en el Congreso, las tres lo hicieron por la vía de la representación proporcional, pero en su accionar no lo denotan…  

Ma. Dolores participa en 12 comisiones legislativas; sabrá Dios como estira su tiempo y aunque solo preside la de Anticorrupción, con esa tendría más que suficiente. Será interesante escuchar su primer informe en estos días….

La diputada López Noriega lo mismo incursiona en educación y cultura, que en igualdad y equidad de género, pero le “intelige” bastante al difícil entorno de los pesos y centavos, además de presidir la comisión de comunicación y enlace social.

En su primer año de actividades se ha enfocado en impulsar algunas leyes que se espera logren incidir en el bienestar social de poblaciones con cierto grado de vulnerabilidad, como son los adultos mayores y los pacientes con cáncer de mama.

Me entusiasma su interés para que se respeten los derechos a una vida digna, sana y activa de los adultos mayores, a través de la apertura y funcionamiento de centros de desarrollo integrales, con financiamientos muy interesantes, que incentiven la convivencia y actividad física tan necesaria para mantenernos en esa etapa de personas saludables y con juventud acumulada. 

Destaca su compromiso para impulsar cambios en la ley de salud para prevenir el cáncer de mama y combatir la diabetes, problemática muy sentida en nuestro estado. Estaremos pendientes de que logre etiquetar recursos para que el Centro Oncológico adquiere el equipo necesario y proporcione los estudios PER para el diagnóstico oportuno y gratuito del cáncer de mama y cervicouterino.

Si no nos alarma saber que en Sonora existen 151,126 personas con diagnóstico de diabetes, más los que por negligencia o por no tener acceso a los sistemas de salud, la padecen sin saberlo, no dimensionaremos la problemática que esta enfermedad puede ocasionar en nuestra salud, familia y contexto económico. De allí la importancia de la Ley anti-diabetes que, de lograr su adecuada implementación, obligaría a que cuando menos una parte del impuesto que paga la industria refresquera y de bebidas azucaradas en lo general, se destine a financiar programas educativos para la prevención y detección de la diabetes, así como para garantizar que nunca falte insulina en hospitales.  

Una propuesta que seguramente no le gana admiradores con los grandes de la industria refresquera.  Pero ese es un caminito que Alejandra ya recorrió en la pasada legislatura en su combate a la venta de comida chatarra en las escuelas. 

Sin telarañas mentales y en concordancia con la gobernadora Claudia Pavlovich, Alejandra impulsó la ley que garantiza en Sonora la participación de la mujer en igualdad de género (50% y 50%), en los tres poderes de gobierno e instituciones de decisión del estado y municipios.

En el combate a la corrupción, impulsó la ley de Blindaje presupuestal para que el presupuesto gubernamental se ejerza como fue aprobado en el Congreso; y la de Muerte civil, para que funcionarios o empresas que cometen actos de corrupción, sean castigados e inhabilitados de por vida para desempeñar cargos públicos y/o participar en la contratación de compras y obras con el gobierno.

Súmele usted su participación para la no desaparición del apoyo federal a guarderías y estancias infantiles; los apoyos especiales a madres jefas de familia; así como programas para impulsar la integración y los valores familiares y coincidiremos en que no solo es de la fracción de “los rudos” en el Congreso, sino que como decía el tata José, “al menos hace algo por su pueblo”. 

Disfrute la vida y celebre a sus muertos en su día.



Más información en esta sección ..

Opiniones