• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

¿Y si el hilo no se rompiera siempre por donde mismo?

Azalea Lizárraga / azaleal@prodigy.net.mx




Nota publicada: 2019-10-24

De entrada, me parecen excelentes las iniciativas de los diputados Nitzia Gradías Ahumada (PRI), presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología, y Alonso Montes Piña (PES), presidente de la Comisión de Educación y Cultura,  para que no quede en letra muerta algunas de las reformas aprobadas a la Ley de Educación del estado de Sonora, desde el pasado mes de marzo de este año, en el Congreso del Estado.  Hacen bien su chamba pues…

Y es que ambos diputados lograron el consenso del pleno para exhortar al Poder Ejecutivo estatal, en primera instancia, para que se instruya a las Secretarías de Hacienda y de Educación y Cultura, para que en el presupuesto de egresos 2020 que se va a entregar al Congreso en este próximo mes de noviembre, se contemplen asignaciones presupuestales para apoyos específicos en el sector educativo y que las reformas anteriores no hayan sido solo reformas para que los diputados se pongan la estrellita y la ciudadanía se sienta tomada en cuenta, sino que realmente marquen la diferencia al implementarse. Falta ver qué tanto caso les puedan hacer por esos rumbos.

Todos aplaudimos la decisión del gobierno del estado de otorgar reconocimientos económicos y becas a los deportistas destacados que han puesto en alto a nuestro estado en las diversas competencias nacionales e internacionales en las que han participado.  Honor a quien honor merece y el apoyo económico es además un incentivo que los estimula a seguir en ese camino del deporte que exige disciplina y muchos sacrificios personales y familiares para lograr destacar.  Palomita al gobierno y a todos los involucrados en el proceso.

Aprovechando entonces esta línea, los diputados destacan la necesidad de contar con apoyos tipo beca para también reconocer y estimular a los jóvenes con talentos científicos y tecnológicos muy especiales y que han logrado destacar en las respectivas disciplinas de matemáticas, física, química, biología y similares, logrando reconocimientos nacionales e internacionales. Además, esta iniciativa respalda también el hecho de que nuestro país requiere que más jóvenes abracen las licenciaturas STEM (acrónimo en inglés utilizado para  designar a las áreas del conocimiento de  ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) para poder desarrollar la ciencia y tecnología que nos impulse a mejores estadíos de desarrollo y sustentabilidad en entornos globalizados como el que hoy vivimos.

En este sentido va también la segunda iniciativa que busca promover que más niñas y adolescentes estudien carreras relacionadas con ciencia y tecnología y cerrar así la brecha de género existente en esas áreas que antaño eran casi exclusivas de los varones. No más, pero se sigue batallando.

La tercera iniciativa tiene que ver con ampliar los apoyos que actualmente otorga Crédito Educativo, para que cuente con fondos especiales para apoyar a estudiantes que salen de sus municipios para realizar estudios de licenciatura, lo que les obliga a contar con recursos económicos para hacer frente a los gastos de hospedaje y alimentación. Se pretende que se les otorguen becas o créditos educativos (dependiendo de su status académico y su nivel socio-económico) en el rango de mil a  mil 500 pesos por periodos de 10 meses al año. Suena bien… muchos por menos abandonan sus estudios.

Claro que todo lo anterior es de aplaudirse. El problema radica en cómo se va a estirar la cobija presupuestal del gobierno del estado, si a como suena el río, el presupuesto federal asignado a nuestro estado sufrirá una disminución respecto del 2018, y no solo en el rubro de obra e infraestructura, que queda prácticamente pulverizado, sino que en el ámbito de la educación y salud todo parece indicar nos irá muy mal.

Sabemos que la asignación del presupuesto estatal a las diversas dependencias y rubros prioritarios para garantizar el bienestar social y desarrollo de nuestro estado se atiende con una sola cobija que apenitas alcanza para atender las necesidades mínimas y que, aunque se diga que toda nueva ley o reforma debe ir acompañada del presupuesto correspondiente para su adecuada implementación, extender los apoyos significa desproteger otros rubros.

Ojalá no sea así en estos casos, ni en las otras iniciativas que la diputada Gradías pretende impulsar, todas ellas enfocadas a procurar  mejores condiciones para jóvenes emprendedores, mujeres y estudiantes en lo general, para que no solo se concreten a terminar una carrera sino que puedan cumplir sus sueños al término de las mismas. En este sentido va la Ley de Emprendimiento, que buscaría apoyar a los jóvenes a emprender su propio negocio y que complementaría muy bien el programa de aceleración de empresas jóvenes y el de mujeres con empresas tecnológicas, que en este año contaron con recursos aproximados de 5 millones de pesos, de lo cual esperamos que haya una evaluación de resultados.

No hay que dejar de lado tampoco el exhorto del diputado Montes Piña de asignar los recursos correspondientes para que se cumpla con la Ley de Educación en lo relativo  al  establecimiento de una materia sobre la cultura de la paz desde la  primaria a la preparatoria y de una cátedra en universidades e instituciones formadoras de docentes.

Y mire usted, aplaudo todo lo que sea apoyos para la educación, pero en la priorización de necesidades, se baja el cero y no toca… y por más que sigamos exigiendo que las leyes no sean letra muerta, mucho me temo que, a tono con la temporada de festejo de brujas y día de muertos seguirán oliendo a flor de cempasúchil en el camposanto.



Más información en esta sección ..

Opiniones