• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

3 países que tienen la educación que deberíamos imitar

Excelsior /




Nota publicada: 2019-06-05

Ciudad de México, 5 de junio de 2019.- A partir de esta semana, las niñas y niños que asisten a escuelas públicas y privadas de educación preescolar y básica tendrán la libertad de decidir si usan falda o pantalón, indistintamente, como parte de su uniforme. Así lo dio a conocer ayer la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, al presentar el “uniforme neutro”.


Y, aunque esta decisión no soluciona del todo las problemáticas reales de derechos y oportunidades y de igualdad de género, sí abre el momento para el diálogo y el cambio. Pero más allá de eso, permite que las niñas y adolescentes puedan estudiar sin incomodidades ni segregaciones.


Por ello, te presentamos algunos casos de éxito en países que decidieron cambiar su modelo educativo.


Finlandia: Todos iguales y todos libres

Este es un caso bien conocido. Allí los docentes son muy valorados. La preparación para serlo es muy intensa y se consideran una autoridad en la sociedad.


La educación es pública y gratuita entre los 7 y 16 años. Tampoco se paga por los libros ni por el material escolar.


Los fondos estatales se reparten en función de las necesidades de los centros.


La educación se personaliza: se respeta el ritmo de aprendizaje de cada niño y se huye de las pruebas estandarizadas.


Allí se da tiempo para el juego y el descanso. Las jornadas de aprendizaje son más cortas, pero eficaces y hay muy poca tarea.


Los maestros están realmente comprometidos en preparar la clase y adaptarla como mejor consideren según su realidad para conseguir los objetivos.


En Finlandia se evita la competencia y las cifras. No hay exámenes hasta quinto de primaria y los informes que elabora el profesor para los padres son descriptivos y no numéricos.


Se premia la curiosidad y la participación. También se valora la creatividad, la experimentación y la colaboración por encima de la memorización.


Los padres se implican. No lo dejan todo a la escuela y complementan la educación de sus hijos con actividades culturales.



Escocia: LGBT es parte de nuestra realidad

Apenas en 2018 se anunció que el país será el primero en introducir material escolar dedicado en su integridad al colectivo LGBT, su historia, terminología y derechos. Aunque aún no tiene fecha de entrada en los colegios, esto ya es un gran paso.


Por un lado, se pretende combatir la intolerancia y la homofobia; por otro, que la enseñanza tenga un tono didáctico, explicando las diversas terminologías, conceptos y corrientes del movimiento; además de la historia del colectivo, sus luchas y sus conquistas.


Canadá: Los maestros se contratan por sus conocimientos

La base de la enseñanza son los maestros y Canadá lo sabe. En algunas provincias de Canadá, como Ontario, a los profesores se les contrata en función de las necesidades del colegio. No hay oposiciones o exámenes para colocarse, sino que son los directores quienes determinan cuántos maestros necesitan cada curso y para qué asignaturas.


Una vez contratados, los profesores son examinados en su trabajo primero a los dos años, después, cada cinco.


También en Ontario, cuando los estudiantes cumplen 14 años pueden elegir las asignaturas que más les interesan y crear su propio horario. Además, pueden escoger entre tres niveles de dificultad para cada una de esas materias. La educación obligatoria es hasta los 16 años.


Los profesores y directores están conscientes de que su modelo no se basa en la memorización, sino en la aplicación práctica; además de la igualdad y la empatía con los migrantes.  


Más información en esta sección ..

Opiniones