• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 20 No. 690    

Héctor Larios

Elma Laura Ahumada / elmalaura@yahoo.com




Nota publicada: 2017-09-04


Los tiempos políticos se avecinan y por lo tanto, aspirantes a puestos de elección popular aparecen en carteleras y colonias de la ciudad, algunos con mérito para eso y otros no tanto, de ahí la importancia de analizar muy bien a quien le otorgaremos nuestra confianza para que nos represente o nos gobierne; un ejemplo es Héctor Larios Cordova, quien gracias a sus habilidades y una imagen de negociador hacia el interior, “suena” y “sueña” con la posibilidad de ser candidato para la alcaldía de Hermosillo.

De una forma increíble, él ha logrado lo que no ha podido un panista sonorense, convertirse dos veces en senador, dos veces diputado federal, una diputado local, Secretario de Gobierno dos años y aún cuando no tiene en su haber resultados concretos de su paso por dichas posiciones, vuelve a ser opción de su partido para tan relevante responsabilidad.

No dudamos que tenga algunas cualidades, sin embargo, es un hombre alejado de los medios, se desconoce si le gusta el deporte, si hace labor social, pertenece a algún grupo altruista, hechos tangibles en su calidad de legislador, aunque si delegado de su partido en otros estados de la República y cuando fue coordinador de la bancada panista en el Congreso de la Unión, pues cumplió con su deber, de ahí en fuera, pues es “cuate”  de varios colegas, “compadre” de otros de sus compañeros y a sus 63 años ha sabido disfrutar de las mieles que ofrece la alta burocracia, viajes, relaciones diplomáticas y otras prestaciones envidiables para los comunes mortales.

Durante el desayuno semanal del Grupo de Periodistas Contrapunto Diez, presentó los motivos por los cuales quiere reformar la Ley de Participación Ciudadana, un buen pretexto para realizar una campaña que denominó “que nos caiga el veinte” con el propósito de hacer conciencia de la necesidad de que la gente se sume a este cambio, que según sus propias palabras, tiene tres premisas fundamentales y anda convenciendo a los hermosillenses que escuchen su punto de vista.

 

 

 

 

Hombre educado, nacido en Jalisco pero con muchos años en estas tierras, ha sido maestro, empleado del Tecnológico de Monterrey y en una Constructora; es ingeniero civil, tiene una maestría en administración y se nota que es sencillo en su vivir; alejado de los reflectores y los escándalos, Larios está en la terna de candidatos del Partido Acción Nacional por ese bajo perfil que lo ha distinguido, pero que la circunstancia obliga que sea alguien activo, cercano a la gente, con una imagen de confiabilidad más que confiable para sus compañeros de partido.

Los escenarios no le son favorables a ningún partido, en el caso del PAN, tienen que hacer una autocrítica seria  para saber donde están parados, ya no son los momentos que  la marca les permitía “entrarle” con “lucecita”, un Pedro Anaya o cualquiera que ganara una interna;  tienen que tomarse de la mano, unirse porque la división no les trae nada bueno, de eso deben estar seguros y además, ir con los perfiles más altos, carismáticos, sensibles y no quienes los ha dañado en el pasado o han ligado posiciones sin resultados para ellos y los ciudadanos.

Hermosillo es campo minado, los electores son selectivos y aunque en contiendas pasadas era muy favorable a ellos, hoy por hoy los hechos son irrefutables, son los candidatos quienes disputarán mano a mano una posición, nadie los tiene en la bolsa, hay que conectar con la gente, estar en las colonias, motivar para despertar interés, y los nombres que se mencionan por lo menos para la alcaldía, por los partidos más fuertes, Héctor Larios no cumple con los requisitos mínimos que marcan los cánones del marketing político.

Juventud, actitud, porte, buen humor, así como inteligencia, habilidades de comunicación, gracia y ese don de caerle bien al ciudadano son atributos que ayudan a cualquier candidato, pero también es necesario respaldo de trabajo social, relaciones con la cúpula de su partido y con las líderes, de barrio, así que hay que buscarlos con lupa, hay que llenar las urnas con votos, hay que tomar en cuenta muchos factores, no estará fácil la competencia.

Considerando todo lo anterior, luego de más de veinte años al “hilo” con espacios privilegiados en el PAN, habría que sugerir un año sabático para Larios, hay perfiles interesantes que buscan una oportunidad, si en verdad es un hombre de partido y hace un análisis de la situación, el tendría que tomar una decisión que privilegie la razón y no la ambición.



Más información en esta sección ..

Opiniones