• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 20 No. 690    

Apple trabaja en un auto autónomo, pero no es suyo

TermómetroenLínea /




Nota publicada: 2017-04-20




Las noticias de que Apple obtuvo el permiso para hacer pruebas de vehículos autónomos tienen a la gente soñando acerca de las posibilidades de que la compañía finalmente se está moviendo hacia el desarrollo de su propio auto, o al menos, está desarrollando software y hardware para los autos de conducción autónoma. Pero los expertos en la industria sugieren que todo apunta a que Apple creará mejores apps y servicios para los autos y no un auto en sí.

El Departamento Vehicular de California concedió este mes el permiso para que Apple probara tres SUVs híbridas Lexus RX 450h modelo 2015 con seis conductores, un paso firme que indica que la compañía cuenta con un tipo de programa vehicular (después de cinco años de especulaciones sobre si el iCar estaba gestándose en el conocido Proyecto Titan). En 2015 algunos reportes señalaban que Apple había contratado a cientos de ingenieros para trabajar en el programa, antes de prescindir de ellos el año pasado. La compañía no ha declarado nada sobre sus planes automotrices, y no ha contestado llamadas ni correos electrónicos enviados por Forbes.

La competencia por dominar la tecnología de vehículos autónomos es intensa y con varios participantes, inundada de compañías tecnológicas y automotrices bien financiadas, así como de startups ambiciosas y enigmáticas, y ahora con 30 compañías autorizadas para hacer pruebas de vehículos autónomos en California.

Que la evaluación de una flota de una compañía tan vasta como Apple, con ventas por más de 215,000 millones de dólares (mdd) e ingresos por casi 46 mdd, sugiere otra prioridad para los analistas de la industria: la evolución de la conectividad CarPlay de Apple y la plataforma de infotainment para ofrecer contenido adaptado para los pasajeros de los vehículos autónomos.

“Si tienes algo como CarPlay, que ya cuenta con una gran parte del mercado de automóviles, estarías viendo qué hace y qué no hace ese servicio, y qué deberían hacer los vehículos” que se dirigen a la plena autonomía, señaló Eric Noble, presidente de The CarLab, un consultor de la industria en Orange, California. “Estás preocupado por evaluar (la experiencia del usuario) y lo que quieres que sea.”

Waymo, de Alphabet Inc., creada el año pasado para comercializar el proyecto de automóviles autónomos de Google, cuenta con 79 vehículos para prueba en California y una flota total de 100 carros a nivel nacional. General Motors tiene 27 carros de prueba modelo Cruise en el estado, y otros más en Michigan; y Tesla tiene 24 vehículos registrados en California, de acuerdo con los datos del Departamento Vehicular.

“Si estás buscando entrar en la parte del hardware (de la tecnología de auto conducción), y no en un vehículo completo, espera ver una flota del tamaño de Waymo”, dijo Noble. “Con tres carros y seis conductores ni siquiera podrías estar haciendo pruebas de sensores.”

Waymo está añadiendo 100 minivans Chrysler con hardware de auto conducción y software que diseñó a su flota de pruebas, y está en conversaciones para suministrar dicho sistema a Honda. El programa de Google, que comenzó hace más de siete años es el catalizador que impulsó la competencia para comercializar los vehículos automatizados, y según datos públicos disponibles, es el más avanzado tecnológicamente hablando.

Mientras tanto, la unidad de automatización del modelo Cruise de General Motors en San Francisco ha iniciado con una importante expansión de sus operaciones con planes de agregar 1,100 unidades a su equipo, y poder tener miles de automóviles funcionando en un servicio de viajes compartidos a partir del próximo año.

El permiso de California se produce después de que Apple se apresurara a respetar los requisitos federales para vehículos autónomos, presentando una carta redactada por un veterano ejecutivo de Ford que ahora forma parte del equipo de Apple.

Steve Jobs pudo haber tenido sueños de diseñar un automóvil de Apple, pero la industria automotriz es altamente costosa, de bajo margen y muy regulada, en la que los jugadores financieramente más fuertes, como Toyota, disfrutan de márgenes de ganancia de poco menos de 7%. El año pasado la demanda de iPhones, iPads y Macs de Apple ayudó a la compañía a generar un margen de beneficios cercano al 23%.

“Diseñar y construir coches significa capital y mano de obra. Si eres Apple, ¿por qué harías eso para obtener una fracción del margen que estás acostumbrado a obtener?”, dijo a Forbes Ed Kim, vicepresidente de análisis de la industria de AutoPacific en Tustin, California.

Los expertos en la industria de Estados Unidos piensan que la venta de automóviles se ha estabilizado, al menos por ahora, con la Asociación Nacional de Concesionarios de Automóviles anticipando 17.1 millones de nuevas ventas este año, un poco menos de los 17.55 millones que se obtuvieron en 2016.

CarPlay, lanzado en 2014, integra funciones esenciales del iPhone —incluyendo llamadas, mensajes, mapas, música, podcasts y audiolibros— directamente en la consola central de un vehículo para una conectividad perfecta. Éste, ha sido el mayor movimiento de Apple en el mundo del automóvil y se encuentra disponible en la mayoría de las nuevas marcas de automóviles (Toyota es la excepción).

Sin duda la compañía también está desarrollando software y algoritmos para controlar los vehículos, expresaron Kim y Noble. Ni ellos ni Angelo Zino, un analista de acciones de CFRA Research, que otorga una alta calificación a las acciones de Apple, piensan que la compañía agregará un vehículo a su línea de productos.

“Esperamos que Apple se centre en desarrollar la tecnología hardware / software en lugar de fabricar su propio automóvil autónomo. Sin embargo, Apple sigue detrás de Google en esta arena”, dijo Zino a Forbes. “Aunque los márgenes de producción de un automóvil son mucho más bajos, creemos que el desarrollo del contenido dentro del vehículo tendrá márgenes significativamente mejores”.

Los vehículos autónomos, evitando la necesidad de un conductor humano atento en los controles, abren más posibilidades de “traer automóviles al ambiente de Apple sin que Apple tenga realmente que construir un automóvil”, dijo Kim.

“Los conductores estadounidenses pasan aproximadamente 100 minutos al día en un automóvil, convirtiéndolos en una audiencia cautiva durante ese tiempo para los proveedores de servicios”, dijo. “Desde un punto de vista estratégico, tiene absolutamente sentido para Apple mirar a los ocupantes de los vehículos sin conductor como posibles fuentes de ingresos.”

En toda la industria, los fabricantes de automóviles están poniendo mayor énfasis en la entrega de contenido dentro del vehículo, dadas las preocupaciones sobre la rentabilidad, debido a la creciente competencia de los servicios de viajes compartidos. “Tienen que buscar otras oportunidades de ingresos para asegurar la supervivencia a largo plazo.”

A diferencia del presidente de Tesla, Elon Musk, quien regularmente anuncia en los nuevos movimientos de la compañía, el CEO de Apple, Tim Cook, mantiene una política estricta en cuanto a los planes de futuros productos, especialmente cuando se trata de automóviles.

En 2016, comparó el entusiasmo sobre las ambiciones automotrices de Apple a lo que los niños sienten en Nochebuena, deseosos de regalos al día siguiente. Con eso en mente, dijo: “Va a ser Nochebuena por un tiempo”.

Por el momento, todavía lo es.
FUENTE: www.forbes.com

Más información en esta sección ..

Opiniones