• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 20 No. 690    

Para el Presidente Donald  Trump

Luis A. Galaz / lugallaz51@gmail.com




Nota publicada: 2017-01-21




En virtud de que Donald  J. Trump,  es el 49vo. Presidente de los Estados Unidos de América, USA,  es necesario reiterarle que, como recientemente él mismo ya lo reconoce, México es un país aliado de los USA;  y también es pertinente proporcionarle  más información acerca de su vecino del sur. 

Él necesita saber que México es su socio-vecino más estratégico para los USA, y en tal virtud no le conviene ofenderlo. Debe comprender que, como siempre ha sido, más que vecinos y socios, juntos somos destino.

Ambas naciones y sociedades tenemos que entender que como vecinos naturales no podemos separarnos, no podemos cambiarnos de casa, ninguno de los dos nos podemos mudar de residencia; así que por naturaleza histórica y geoeconómica, estamos obligados a convivir juntos y aprovechar aún más  nuestras complementariedades.

En este sentido es pertinente recordar una vez más y nunca debemos olvidar la trascendental reflexión y lema de hace  56 años, cuando en 1961, con una  gran Visión Económica fundaron la Comisión Sonora Arizona, los Gobernadores Álvaro Obregón y Paul Fannin, y se basaron en el lema de que : “Si Dios nos hizo vecinos . . . seamos buenos vecinos”.

Hoy más que nunca es pertinente no solo retomar aquél espíritu de buena vecindad conveniente para el desarrollo y crecimiento económico, que ha logrado subsistir durante más de cinco décadas, sino materializar las ventajas comparativas y competitivas que contiene esta estratégica vecindad.

Esta relación transfronteriza, es un ejemplo mundial en materia de relaciones económicas bilaterales, y hoy debemos aprovechar los cambios que han ocurrido en el mundo, y que a pesar del resurgimiento del proteccionismo, persisten en la integración de bloques económicos que facilitan la creciente e inevitable interdependencia productiva que existe entre los países y sus regiones fronterizas.

Enseñemos al Presidente  Trump, que el mundo está cambiando en lo económico, y que aún con el Brexit, la integración comercial avanza como China e India que están conformando su gigantesca Región que llamamos CHINDIA, o la Cuenca del Pacífico, la ASEAN y la TPP. 

Además, tiene que saber que el país más importante para los Estados Unidos, no es Irlanda ni Inglaterra ni Alemania, sino México. Como acertadamente le dice Henry Kissinger: Rusia y China son adversarios, nunca serán sus amigos. 

En cambio, la natural alianza con México se debe a las múltiples razones históricas, geográficas, políticas, sociales, económicas y de seguridad  que sostienen nuestros dos países; así como al creciente e imparable  dinamismo económico que se vislumbra. 

USA es el principal socio comercial de México, y  a su vez México, ya  es el segundo socio de Estados Unidos solo después de China. La frontera y la región fronteriza de ambos países es la más importante en el mundo, en virtud de que no existe otra mayor, entre dos países, en cuanto a los crecientes flujos comerciales, de personas y económicos.

Con  120 millones de habitantes en México y 325 millones en Estados Unidos, conforman una región integrada de productores, comerciantes y consumidores  de 445 millones de habitantes en total.

En el país de Mr. Trump viven, trabajan y pagan muchos impuestos 50 millones de hispanos o latinos, tan estadounidenses como él, quienes ya son la primera minoría, y más importante aún, la que más crece.

Ahí mismo, permanentemente  residen también 30 millones de mexicoamericanos, cuyas grandes aportaciones a la cultura, la economía, los negocios y la gastronomía son muy apreciadas por muchísimos estadounidenses. 

En la región fronteriza residen armónicamente 25 millones de ciudadanos mexicanos y estadounidenses por igual, en más de 20 ciudades hermanas a lo largo de la línea fronteriza, que ya tiene muro como Nogales. Nuestra frontera registra 250 millones de cruces fronterizos por año.

Sin ningún problema de seguridad ni de terrorismo, más de un millón de personas cruza nuestras fronteras hacia ambos lados  varias veces cada día. Es la frontera con mayor número de personas en tránsito del mundo, no existe otra de similar magnitud e importancia.

Las cifras de la riqueza generada entre ambos países y el comercio transfronterizo es también la más alta del mundo, con un valor de 700 mil millones de dólares al año.


Esto es, que el comercio entre México y los Estados Unidos asciende a más de 2 mil millones de dólares al día. Los Estados Unidos invierten cada año en México un promedio de 20 mil millones de dólares, con grandiosas utilidades que se regresan al mismo vecino del norte.

Si el presidente Donald J. Trump, de manera estratégica e inteligente, quiere hacer más grande a los USA, por éstas y muchas otras razones más, tiene que saber y entender que, para su propio beneficio, México, país que ahora presenta el más alto potencial de crecimiento y desarrollo del mundo, es y será su principal aliado y socio comercial.

Por lo tanto, ni a él ni a nadie le conviene construir otra nueva e  inmensa barda que divida a nuestros países. La barda ya existe. Respecto al TLCAN debe saber que las empresas transnacionales estadounidenses son las ganadoras, y no México ni sus trabajadores. A sus multinacionales no les favorece una guerra comercial. Como lo asegura el Presidente Chino  Xi Jinping; nadie ganará nunca una guerra comercial. 

En caso de aplicar sus políticas proteccionistas los USA perderían más de 6 millones de empleos. Pero en fin, pronto veremos la realidad de lo que pretende hacer con el muro, el TLCAN, nuestros paisanos, sus remesas; y cómo México deberá actuar en consecuencia. Mientras tanto, preparémonos en prospectiva.                 


**Internacionalista. Maestro de Relaciones México-Estados Unidos y Jefe de la Maestría en Administración de la UNISON.  

Más información en esta sección ..

Opiniones