• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 24 No. 724    

Con tacones para ver mejor….

Azalea Lizárraga / azaleal@prodigy.net.mx




Nota publicada: 2018-09-14

Para los que nacimos en las proximidades de la mitad del siglo pasado, hay detalles de entonces que hoy pueden considerarse irrelevantes, pasados de moda y hasta anecdóticos, pero que para los de esa generación tienen una lógica y razón de ser.

Y sí, los de esa época dorada -aunque solo se vea así por los supervivientes- apreciamos todavía el gusto por el buen vestir, la caballerosidad y la atención que usualmente se prestaba a las damas, ancianos y niños, las reglas de urbanidad, en otras palabras.

Y aunque parezca irrisorio el comentario, no sé a ciencia cierta todavía, por qué extraña razón las mujeres que incursionan en puestos ejecutivos o políticos cambian ipso facto y empiezan a vestirse y hasta comportarse como su contraparte masculina.  ¿Serán deseos de parecerse realmente a ellos, o solo para no ser discriminadas y que las tomen en serio? Teorías hay muchas. Una reconocida consultora de imagen solía decir que los trajes ejecutivos de colores sobrios eran el distintivo de una mujer exitosa… mmmm 

Por eso, cuando Beatriz Paredes -que ha transitados por tantas responsabilidades en la política, rompió con esos esquema portando trajes típicos mexicanos- que no es lo mismo que baratos- muchas aplaudimos ese reto a los cánones establecidos. Pocas se atreven. Claudia Pavlovich entre ellas, quien lo mismo viste pantalones de mezclilla o luce atuendos muy femeninos para su trajín diario como gobernadora del estado.

Que es irrelevante para su labor como primera mandataria, pudiera serlo.  Pero para otros, implica no perder ese orgullo del toque femenino, esa sensibilidad que bien pudiera reflejarse en políticas públicas con perspectiva de género, que tanta falta hacen en nuestro país. Que no se necesita ser mujer para impulsarlas, también es cierto.

En la reciente reunión que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo con los 6 gobernadores de estados fronterizos, Sonora, Tamaulipas, Nuevo León, Baja California, Coahuila y Chihuahua, para tratar diversos temas prioritarios para la región, como seguridad y economía, no extraña que la nota haya sido el programa de zona libre en la franja fronteriza que se traduce en la reducción  del IVA del 16 al 8%, del ISR en un 20%, así como aumentar al doble el salario mínimo.

Acciones todas ellas que, indiscutiblemente lograrán impulsar la inversión en los aproximadamente 44 municipios fronterizos del país y la competitividad con sus homólogos allende la frontera y rescatar así, al menos económicamente, estas ciudades turísticas. 

Una reunión de dos horas que todos coinciden fue provechosa y fructífera, que esperamos haya servido para limar asperezas, darle vuelta a la hoja en lo electoral y coincidir en que la gran responsabilidad que todos los presente deben tener en mente es trabajar coordinadamente y jalar parejo en programas transversales para que a todos los mexicanos nos vaya bien, sin importar colores partidistas.  

Lo que tampoco implica, por supuesto, que todos vean la vida desde la misma perspectiva. De allí la importancia del respeto y la tolerancia, que debe traducirse siempre en inclusión y equidad. 

No extraña tampoco que haya sido la única mujer gobernadora quien le haya presentado al presidente electo, un tema muy sensible como es la creación de un fondo de apoyo que requiere de la participación de todos los niveles de gobierno, para atender a niñas, niños y adolescentes que son repatriados y no están acompañados, para que puedan ser atendidos adecuadamente mientras se localiza a sus familiares directos.
 
No dudamos que Claudia debe haberles platicado del albergue Tin Otoch que existe en nuestro estado para tales menesteres y que siendo único en su tipo en el país, debería reproducirse a lo largo de la frontera norte que recibe, por obvias razones, a los expulsados por las políticas migratorias tan poco humanitarias del presidente Trump.  Un programa que deberá promoverse también para obtener recursos de organismos internacionales.  

Sonora ya está poniendo el ejemplo atendiendo a estos sectores tan vulnerables y golpeados por la falta de oportunidades que han sufrido en ambos lados de la frontera.  Son tiempos de actuar con mayor asertividad, de seguro tendremos mejores resultados.



Más información en esta sección ..

Opiniones