• Hermosillo, Sonora, México a     |  Año 20 No. 690    

Mágalo: generosidad y gratitud; cumplimos 24 del Termo

Azalea Lizárraga / azaleal@prodigy.net.mx




Nota publicada: 2017-11-02

Una mañana maravillosa, no solo por el agradable clima que se dejó sentir desde el amanecer de este pasado miércoles 01 de noviembre en nuestra ciudad capital, sino porque en las inmediaciones del mercado municipal se percibía un ambiente pletórico de buenas vibras, con un cierto dejo de nostalgia por momentos, pero en todos los presente imperaba la alegría, el cariño y afecto de quienes nos dimos la oportunidad de congregarnos en ese rinconcito histórico del centro de Hermosillo.

Emotivo y significativo dia para familiares y amigos del popular Miguel Ángel Figueroa Salcido, mejor conocido como El Mágalo. Un filántropo de la vieja escuela y de ese Hermosillo que tiende a desvanecerse en las brumas del pasado, motivado por el acelerado crecimiento de las ciudades y el advenimiento de nuevas generaciones para quienes, pareciera ser, poco importa la historia de los pueblos y sus moradores.

Pero olvidar tal vez sea el sIgno generalizado de los nuevos tiempos, en donde la tecnología ha ido desplazando la convivencia humana, esa que se genera con el trato diario, no el masivo y despersonalizado de las redes sociales de hoy en día; me refiero al convivir y compartir con la familia, el vecino, el compañero de escuela o trabajo y que que genera amigos y afectos profundos que trascienden el tiempo y espacio.

De estos últimos afectos ha sabido cultivar El Mágalo.

Y en ese rinconcito citadino que ha sido de siempre su fortaleza y motivación para ser y hacer y que lo definen como la persona generosa y voluntariosa que El Mágalo siempre ha sido, el cabildo de Hermosillo acordó ponerle su nombre a la, otrora ya, calle Guerrero, una pequeña rúa del centro en la que los niños de los años 50 del siglo pasado, hacíamos presencia para llevarle la cartita al Santo Clós del desaparecido Mazón Hermanos, y que en la otra esquina  alberga  todavía a la Botica del Pueblo, donde comprábamos el azarcón para curar el empacho.

¿La ubica? Allí, justo entre la Serdán y la Elías Calles, frente a la entrada sur del Mercado Municipal No. 1, una callecita que al ser bautizada con el nombre de Miguel Ángel Figueroa Salcido,  comparte gloria con quienes la historia reconoce cómo los hombres que nos dieron patria, y que a partir de ahora será un recordatorio de quien, con su bonhomía y sus actos, ayudó a cultivarla.

Una iniciativa emanada de un grupo de ciudadanos que cree que el valor de la generosidad debe ir paralelo al de la gratitud; y que el sentido de pertenencia motiva al ser humano a dar lo mejor de sí mismo. Un grupo que, ciertamente, supo captar el sentir de la comunidad hermosillense de cepa, aquellos que lo son no por nacimiento, sino porque construyen con optimismo y amor a su ciudad y que en cada momento ven una oportunidad para hacerlo sentir, contagiar e involucrar a los demás.

Y El Mágalo es un genuino representante de esos hermosillenses que viven y trabajan por el engrandecimiento y conservación de su terruño, y lo ha hecho siempre desde su accionar en el servicio público, la actividad empresarial, o su activa participación en organizaciones de la sociedad civil y clubs de servicio.

Merecido reconocimiento que agradeció con unas sencillas palabras y con las cuales coincidimos plenamente:  “Algunos dirán que es una calle pequeña, pero para mi familia y para mí, representa mucho más que una gran avenida”.

No se necesita decir más…

 

Cumplimos 24

Los colaboradores y equipo que por 24 años hemos compartido las vicisitudes que ha implicado la producción de la revista Termómetro y “alimentar” a su portal hermano, www.termometroenlinea.com.mx, y las redes sociales que le acompañan, estamos celebrando un aniversario más en el que, orgullosamente, podemos presumir contamos ahora con más amigos y lectores que nos permiten continuar en esta aventura que su director, José Roberto Morales Yocupicio, nos involucró y contagió con el entusiasmo y dedicación con el que emprende todo proyecto que llega a sus manos.

En el camino hemos perdido a algunos amigos y colaboradores, pero como aceptamos los designios del Señor, hemos aprendido también a valorar más a los que continúan a nuestro lado; a aquilatar las satisfacciones que la vida nos brinda y valorar los fracasos o tropiezos que nos enseñaron a ser más fuertes y persistir para cumplir nuestros sueños.

El futuro lo vislumbramos amplio y promisorio.  Y es así porque seguimos contando con ustedes, los lectores y amigos “del Termómetro” y que, seguramente, seguirán estando allí, mientras el respeto, la responsabilidad y los valores que deben caracterizar a los que andamos “en los medios”, sigan siendo el sello de la casa.   

Si nos desviamos, por favor, no dude en hacérnoslo saber.

 

azaleal@prodigy.net.mx

@Lourdesazalea



Más información en esta sección ..

Opiniones